Estilo hygge: ¿qué decoración y cortinas blancas elegir?

0 comentarios / Publicado en por

Estilo hygge: ¿qué decoración y cortinas blancas elegir?

Desde Dinamarca llega una nueva corriente que, más que decorativa, supone un cambio de estilo de vida: se cuenta que es el secreto de la felicidad, ¡y las cortinas blancas forman parte de ella!

El concepto de felicidad danés, o hygge, cada vez gana más adeptos. Se trata de un estilo de vida que vuelve a los orígenes, a la sencillez y al arte de disfrutar y ser feliz con las cosas más pequeñas y los momentos ordinarios, algo cada vez más complicado hoy en día, con estímulos constantes. ¿Por qué ha tenido tanto éxito? Porque Dinamarca es uno de los países que siempre encabeza la lista de los más felices del mundo, elaborada cada año por la ONU.

Se trata de una idea que ha calado también en la decoración: dentro de la deriva que está tomando la tendencia de copiar – pegar estilos e interiorismos de forma industrial, el hygge apuesta por una decoración sencilla, donde prevalece la historia y el cariño a los muebles o las piezas decorativas por encima de la tendencia que se esté llevando en el momento. Pese a su nombre “exótico” para nosotros, el estilo hygge no tiene más misterio: es volver a la sencillez y a calidez del hogar, algo que parece evidente pero que se está perdiendo con el tiempo.

Algunas de las claves para rodearte de felicidad y confort en una decoración de estilo hygge son:

Cortinas blancas: unas cortinas blancas tradicionales de Kaaten son la clave para dejar pasar bastante luminosidad y crear dentro de casa un ambiente agradable y acogedor, en el que apetezca estar. Hygge es una tendencia que viene de un país nórdico, de ahí que aprovechar al máximo la luz natural sea tan importante.

Luz cálida: crea los mejores ambientes de noche posicionando diferentes tipos de luz, desde las cenitales a los apliques, además de las pequeñas guirnaldas de lucecitas que ayudan a crear ambientes de ensueño. ¡No querrás salir de casa!

Textiles naturales y agradables al tacto: la base de la comodidad que tanto promueve el estilo hygge también pasa por seleccionar unos textiles cálidos en la ropa de cama, en el baño y en complementos como alfombras y tejidos.

Mobiliario con historia: cambia el chip con respecto al mobiliario. Ahora en lugar de comprar muebles nuevos y de tendencia, la idear es recuperar e integrar los que hemos tenido de siempre, a los que tenemos un cariño especial y que tienen esa capa de autenticidad imposible de igualar.

¿Qué te parece el estilo hygge?, ¿te gustaría adoptarlo? ¡Puedes comenzar por echar un vistazo a las cortinas blancas de Kaaten!

*Fotos de Pinterest.

0 comentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios del blog se verifican antes de publicar